Atención: Estamos actualizando el contenido de HimnosCristianos.net, por lo que algunos artículos no estarán visibles hasta terminar el proceso.

Agradecemos su comprensión.

Tal Como Soy - Propósito del Himno

Que difícil es reconocer la necesidad que tenemos de Cristo, sin embargo, con amor, Él siempre nos llama, pero tarde o temprano, llega esta realidad a nuestras vidas: “¡somos pecadores!”, ¿No te ha pasado por la mente? ¿Sabes cuántas veces le has fallado Cristo, aquel que dio la vida por ti? ¿No te has sentido mal por las muchas veces que has desechado la voluntad de Dios a pesar de lo bueno que Él ha sido contigo?.

Este hermoso himno ha dado luz y consuelo a miles de personas que reconocemos nuestros pecados y nos damos cuenta que nadie más podría recibirnos con tanto amor y deseo como Cristo mismo. A pesar de nuestros pecados, de nuestros errores, de las muchas veces que nos olvidamos del Señor y de las tantas que lo ponemos en segundo lugar en nuestras vidas, Él nos recibe tal como somos para darnos vida y perdón.

Por ese gran amor que mostró por ti, deja que llene tu corazón y sírvele cada día con valor, deja el pecado, deja el orgullo, preséntate y Dile: ¡Heme aquí Señor!

El mensaje del himno estrofa a estrofa.

1.
Tal como soy, sin más decir,
que a otro yo no puedo ir,
Y tú me invitas a venir.
Bendito Cristo, heme aquí.

Tal como eres, así lleno de pecado, si hoy tu corazón te redarguye de maldad y no sabes qué hacer, el Señor te invita a venir y que dejes en Él tu carga de ansiedad, a nadie más puedes ir, no hay quién se preocupe por tus errores y sus consecuencias, no hay quién te pueda hacer sentir mejor, pues la culpa del pecado nunca se apartará de ti; “aunque te laves con jabón y te talles con lejía”. Acepta la invitación del Bendito Cristo y dile heme aquí.

2.
Tal como soy, sin demorar;
del mal queriéndome librar.
Tú sólo puedes perdonar.
Bendito Cristo, heme aquí.

No tardes más, así como eres, no esperes a cambiar por tu propia cuenta, si del mal quieres librarte y deseas recibir el perdón, sólo el Bendito Cristo puede hacerlo, dile heme aquí.

3.
Tal como soy,
en aflicción expuesto a muerte y perdición,
Buscando vida y perdón.
Bendito Cristo, heme aquí.

Si hoy tu vida está llena de dolor, el pecado te llena el corazón de tristeza, el mundo sólo te ha dado aflicción, si hoy tu condición es digna de muerte y la perdición está latente en tu vida, entonces, busca la única fuente de vida y perdón, el único en el que puedes hallar paz y seguridad, al Bendito Cristo dile heme aquí.

4.
Tal como soy,
tu gran amor me vence y busco tu favor.
Servirte quiero con valor.
Bendito Cristo, heme aquí.

Hoy has recibido el perdón, y el Bendito Cristo te ha dado la más grande prueba de amor: “murió por ti”, deja que su gran amor te domine y busca sus bendiciones, sirviéndole con valor así como eres, con todas tus capacidades, con todas tus fuerzas, con todo lo que tienes; no más, no menos, ve a Cristo y dile heme aquí Señor.

IDCN