Atención: Estamos actualizando el contenido de HimnosCristianos.net, por lo que algunos artículos no estarán visibles hasta terminar el proceso.

Agradecemos su comprensión.

Biografía de Juan Bautista Cabrera

Juan Bautista Cabrera e Ibars, nació el 23 de abril de 1837, en la villa de Benisa, provincia de Alicante, del antiguo reino de Valencia.

Hizo estudios de Instrucción Primario en su villa natal; estudió parte del Bachillerato en el Instituto de Valencia, durante los años de 1850 y 1851; ingresó en la “Orden de Clérigos Regulares de las Escuelas Pías,” en Valencia, el año 1852; y durante un año de noviciado estudió literatura española, ampliación de latín, elementos de griego y hebreo, y otras materias que forman parte de las Humanidades.

Hizo su profesión religiosa en 1853, y luego pasó al Colegio de Escolapios de la ciudad de Albarracín, provincia de Teruel, del antiguo reino de Aragón. En este colegio estudió seis cursos de Matemáticas, uno de Mecánica y otro de Física; simultaneando con dos cursos de Filosofía, cuatro de Teología Dogmática y dos de Teología Moral. También hizo algunos estudios de Hermenéutica Bíblica, de Santos Padres y de Liturgia. Estos estudios duraron hasta 1858, y una vez terminados, regresó a Valencia.

No poseía grados literarios o científicos, porque en la Orden de los Escolapios no se confieren títulos de ninguna clase.

Fue ordenado Diácono por el Obispo de Segorbe en 16 de marzo de 1861, y de Presbítero por el Arzobispo de Valencia en 15 de marzo de 1862.

En 1863 fue marchó a Gibraltar y fue alli que se convirtió al protestantismo. En 1875, se trasladó a Madrid, donde propuso la adopción del rito episcopaliano. Ello provocó un cisma dentro de la Iglesia protestante española que le llevó a fundar en 1880 la Iglesia Española Reformada Episcopal. Escribió entre otras obras La Iglesia en España hasta la invasión sarracena, El celibato forzoso del clero, Catecismo de doctrina y vida cristiana y Poesías religiosas y morales.

hizo su contribución mayor en el área de la himnodia cristiana, ya que sus himnos han sido de bendición para un sin número de creyentes.

Cabrera fue el traductor de muchos himnos, tales como: “Santo, Santo, Santo”, “Castillo Fuerte”, “Al trono majestuoso”, “Venid fieles todos”, “El Señor resucitó”, “A Jesucristo ven sin tardar”, “De la Iglesia el fundamento”, “Grato es decir la historia”, “Dulce Oración” y “Firmes y Adelante” entre otros y escribió la letra de “Nunca Dios mío”, “Suenen dulces himnos”, “Gloria a Dios en las Alturas”, “Amémonos, hermanos” y “Supremo Dios”.